El tupper viajero de nochevieja en Roma: macarrones con rúcula y salmón

La nochevieja de 2009 fué la más raruna que han vivido juntos los autores de este blog (bueno, dos de ellos). Era un año de esos que te apetece hacer algo diferente pero no sabes qué, hasta que se nos ocurrió comprar un par de billetes de ryanair a Roma, que Italia es superchula y en navidades mucho más. Buscamos una habitación relativamente céntrica por la que no tuviéramos que pagar un riñón y parte del otro y allá que nos fuimos.


El día 31 trabajamos por la mañana y por la tarde a las seis más o menos salía el avión, compramos una botella de champán en el duty free y a una hora relativamente normal (debían ser las nueve) estábamos en la habitación del hotel comprobando que no teníamos neverita donde meterla, bueno, no importa,  el 31 de diciembre no suele ser un día caluroso...Nuestro plan era ir a un macroconcierto gratuito que montaban delante del coliseo.

Salimos del hotel en busca de un sitio para cenar, llueve pero nada exagerado. Damos una vuelta y nos damos cuenta que la mayoría de sitios están reservados para cenas especiales de nochevieja. Llueve. Seguimos buscando. Llueve mucho. Encontramos un sitio fantástico, no hay reservas, hay sitio en la barra del piso de arriba, tienen cerveza, y lo mejor, tienen kebabs!! :) No era precisamente lo que esperábamos, pero bueno, para comer algo mientras afuera cae la del pulpo está genial y el local está de lo más animado. Por algún motivo inmortalizamos el momento, el paraguas detrás de las cervezas :)




Salimos del kebab y sigue lloviendo. No estamos muy lejos del coliseo así que intentamos llegar pese a la lluvia. Cada vez llueve más. Nos resguardamos un rato debajo de una marquesina decidiendo si seguimos o volvemos al hotel: seguimos, seguimos... Cuando parece que amaina nos animamos a continuar el camino, unos 10 minutos en los que llueve con más fuerza, estamos calados de arriba a abajo (mis botas no se secaron hasta que volvimos a Valencia), finalmente paramos un taxi y volvemos al hotel, ya saldremos mañana.
Enchufamos la tele de la habitación, pronto va a ser medianoche y almenos podremos brindar, uy, no va, no, no va... Sacamos el móvil, cuando en la pantalla aparece 00:00 destapamos el champán, bebemos una copa y a dormir, mañana más...

Los dos días siguientes ya no cayó ni una gota. Visitamos la ciudad, comimos genial, salimos y nos quedamos con ganas de volver. Antes de tomar el tren al aeropuerto compramos este libro al que por cierto no le llegamos a quitar el precio:



Y en una de las recetas de este libro nos hemos basado para preparar los macarrones:

2 vasos de macarrones
100 gr de rúcula
100 gr de salmón
olivas negras al gusto
2 dientes de ajo
peperoncino o una guindilla si nos gusta el picante
parmesano
aceite
sal

Ponemos agua en una olla, cuando hierva añadimos sal y los macarrones y esperamos el tiempo que indique el paquete.

Mientras preparamos la salsa, en un cazo ponemos agua a hervir, cuando hierva añadimos la rúcula y dejamos 2 minutos, escurrimos y reservamos.

En una sartén calentamos aceite, añadimos los ajos picados y si tenemos peperoncino o una guindilla para darle el toque picante. Dejamos un minuto para que el aceite coja sabor y añadimos la rúcula, la dejamos un minuto a fuego medio y añadimos el salmón cortado en dados (tamaño dado estándar de parchís) unos 3 minutos deberían ser suficientes para que esté cocinado. Añadimos los macarrones y las olivas negras cortadas por la mitad, damos unas vueltas en la sartén para mezclar bien y ya lo tenemos.  Una vez entupperado rallamos encima un poco de parmesano.




palyginti kainas Recetas pata tupper/taper